Skip to:

La caridad de Cristo nos urge - Cristianos perseguidos

Asimismo hay que privilegiar la atención de pobres, enfermos y necesitados de todo tipo: la caridad de Cristo nos urge (2 Cor 5,14), practicando concretamente la caridad, como testimonio, en primer lugar, a todos los miembros de nuestros Institutos de que “la caridad, sólo la caridad salvará al mundo. ¡Bienaventurados los que tengan la gracia de ser víctimas de la caridad!” (Const. 174) "Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos". (Mt 5,10)

"Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos". (Mt 5,10)