Skip to:

San Juan Pablo II

Beato Juan Pablo Magno como Patrono del Instituto Servidoras del Señor y la Virgen de Matará

Juan Pablo II Virgen de Lujan

Extracto del DECRETO de "Nombramiento del San Juan Pablo Magno como Patrono de nuestro Instituto"

"Visto que desde nuestra fundación el San Papa Juan Pablo Magno ha sido considerado por nuestro Fundador y por todas nosotras como “Padre” de nuestra Familia Religiosa, por lo que nos une a él un vínculo del todo especial;

Considerando que este vínculo de filiación que nos une a Él es verdaderamente profundo y múltiple, pues:

  • Él es la principal fuente de inspiración en nuestro derecho propio, pues contamos con casi 1.100 citas explícitas del vastísimo y profundo magisterio del Papa Magno;
  • Él ha sido el inspirador con su magisterio, de muchos de los elementos del carisma de nuestro Instituto.  Es decir que el Magisterio de Juan Pablo II no es un elemento “decorativo” de nuestra legislación, sino que por el contrario “anima” los aspectos fundamentales del carisma[1];
  • Nos une a él la materna esclavitud de amor por María Santísima, pues él fue formado por María, de la que se profesaba esclavo desde su juventud según las enseñanza de San Luis María Grignion de Montfort, cuyo espíritu nosotras queremos vivir mediante nuestro cuarto voto religioso;
  • Él ha contribuido con su ejemplo y enseñanza a nuestro empeño misionero, inspirándonos a seguir el mandato de Nuestro Señor de ir por todo el mundo para predicar el Evangelio[2];
  • Él nos enseñó a amar la Iglesia universal ya “respirar con dos pulmones” lo cual es una gracia que la divina Providencia nos ha concedido ya desde los inicios, al haber podido fundar en Ucrania y en Egipto, asumiendo los ritos orientales correspondientes;
  • Él en el ejercicio de su Pontificado, ejerció una especial paternidad hacia nuestra Familia Religiosa, interviniendo repetidas veces en primera persona en los avatares de su vida naciente, ya sea directamente o por medio de sus más estrechos colaboradores, para promover nuestro bien, para defender nuestras vocaciones y misiones, para alentarnos y aconsejarnos, para promover la aprobación canónica del Instituto, y para muchas cosas más. Y dado que, como todo santo, también él tiene misiones póstumas, que ciertamente están relacionadas con su ministerio terrenal, durante el cual gozamos de su protección y ayuda, confiamos que desde el Cielo seguirá intercediendo por nosotras como nuestro padres, como la hizo en la tierra;

Teniendo en cuenta que, como religiosas hemos crecido con él, hemos leídos sus escritos y recibido sus enseñanzas, hemos participado con él en las Jornadas Mundiales de la Juventud, hemos estado presentes en numerosas celebraciones litúrgicas con él y hemos rezado en su tumba, nuestra gran estima y devoción hacia él ha crecido y se ha profundizado, lo cual se ha visto también recientemente en la difusión de sus estatuas en muchas de nuestras casas, y en la creciente invocación que se hace de su protección y ayuda;

Recogiendo así el común sentir de los miembros del Instituto y de nuestros mismo Fundador;

Habiendo consultado el día 16 de febrero del año corriente a mi Consejo y teniendo el consentimiento unánime del mismo;

Por las presente letras,

Nombramos

Al San Juan Pablo Magno como Patrono

Del Instituto Servidoras del Señor y la Virgen de Matará

Asimismo disponemos que su fiesta, el 22  de octubre, sea preparada y celebrada cada año en nuestras casas debidamente, según establecen las normas vigentes y según lo que las superioras estimen de utilidad para las religiosas.

Deseamos que Juan Pablo Magno sea fuente de inspiración para nuestra vida religiosa, para nuestros apostolados, para nuestros estudios y trabajos, para la vida de nuestras comunidades. Deseamos asimismo que sea venerado e invocado, convencidas de que será un gran protector desde el Cielo.

A María Santísima, en su advocación de Nuestra Señora de Luján, decimos una vez más, como el San Magno, Totus tuus ego sum. En sus manos maternas depositamos los frutos de este Patronazgo.

Dado en Roma, a los 20 días del mes de febrero de 2012.

Madre Maria de Anima Christi - Superiora General


[1] Cf. Carlos Miguel Buela, “Juan Pablo Magno”, IVEPress, New York 2011, 517-540.

[2] Cf Mt 28.19